Frases (más recientes), página 3

Filtros
Rue: Oye Mytho, ¿por qué no eres su pareja en el pas de deux?
Ahiru: ¿Qué? ¿Con Mytho?
Fakir: No, Mytho, no. Lo haré yo.
Ahiru: ¿Y a ti quién te manda meterte ahora?
Paulo: Mi sueño es que el mundo entero quede cautivado por tu danza. Fíjate que hasta tengo pensados programas que serían perfectos para ti. ¿Qué me dices, Paulamoni? ¿Te subes al carro de mi sueño?
Paulo: Hay sueños que no pueden hacerse realidad. Pero nada te impide encontrar nuevos sueños.
Paulamoni: Uno siempre despierta de sus sueños. No, uno debe despertar.
Edel: ¿Quién es más feliz, quien continúa con su sueño indefinidamente, o quien es despertado?
Ahiru: Ahora mismo no puede querer a alguien ni nada. Aunque Rue quiera tanto a Mytho. ¿No te da lástima?
Edel: ¿Lástima?
Ahiru: Sí, ¿no te parece?
Edel: ¿Lástima por Mytho? ¿Por Rue? ¿O por ti?
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, hubo un joven... que quiso liberar a una princesa de un maleficio de sueño eterno lanzado por una bruja. Entonces, un susurro llegó a sus oídos. “¿Quieres despertar a la princesa de su sueño? Cuán egoísta eres. ¿Qué te hace pensar que desea ser despertada con un beso en lugar de soñar por toda la eternidad?”
Chuchu: No me sirve cualquiera. Si no suenas como yo quiero, te marcharás. Ready?
Tae: No, no lady. I am a girl.
Rimi: Así que tienes dos conciertos el mismo día.
Tae: Como es trabajo, no podía negarme. Lo siento. Yo dije que tocáramos en el festival.
Saya: Deberían preguntarles antes de decidir los días. ¿Qué hacemos nosotras?
Tae: ¡Tocaré en ambos!
Saya: ¿Cómo?
Tae: Crearé un clon o algo.
Kasumi: Parece un prefestival.
Arisa: Aún falta bastante.
Kasumi: ¿Un pre, pre, pre, prefestival?
Arisa: Qué largo.
Edel: ¿Temes a la oscuridad? Veo que te encuentras en la oscuridad de lo incierto. Pero, si tu deseo es brillar para alguien, no puedes temer a la oscuridad.
Edel: La llama ilumina la oscuridad. Pero sin oscuridad, esa llama resulta imperceptible.
Mytho: Cuando estoy solo... está oscuro y frío...
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, hubo un príncipe feliz. El príncipe feliz no sabía nada de las penurias del pasado, ni tampoco de las del futuro. Hasta que un día, el príncipe encontró una reconfortante luz. Pero esa calidez no sólo transmitía tranquilidad, sino también tristeza, dolor, y soledad.
Kaname Sengoku: La alianza ideal en un deporte de parejas artísticas entre hombre y mujer es la Flor y el Marco. Que es justo como suena. Las mujeres son las flores. Los hombres son el marco. El marco debe realzar la belleza de la flor y nunca permitir que se marchite. Depende del conductor si su pareja vive o muere.
Ahiru: Después de andar y hablar juntas tanto rato, ya somos amigas.
A Rue.
Ahiru: Cuanto más practicas, más disfrutas con el baile.
Ahiru: Cuando soy la princesa Tutu, puedo ejecutar cualquier paso de baile. Pero, ¿ésa soy yo? ¿O es otra persona?
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, surgió un amor que jamás sería correspondido. Pero eso no basta para construir una historia. El hombre que había de tejer este relato de amor ya no está en este mundo. Y con este amor eternamente triste, la historia se perpetúa hasta hoy. Habiendo perdido a su hacedor, sigue vagando en busca de un final.
Drosselmeyer: No siempre pueden ser felices y comer perdices.
Rue: Fue bendecida con belleza, sabiduría y fortaleza, pero estaba destinada a no estar nunca con su príncipe. En el momento en que confiesa sus sentimientos, desaparece en medio de un resplandor.
Kaname Sengoku: No estamos en el zoológico. Aquí es donde los bailarines pelean para ganar o perder. Que te entre en la cabeza. Acabas de pisa un campo de batalla.
Tatara Fujita: Si hubiera algo. Algo que pudiera decir que me encanta. Podría cambiar.
Edel: La verdad es propensa a la timidez. Si intentas ir tras ella, se esconde. La verdad teme quedarse sola. Si huyes de ella, irá tras de ti.
Ahiru: Sólo estoy tomando el aire, no me estoy escaqueando... Por hacer eso no pasa nada.
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, hubo un hombre cuya vida llegó a su fin. La historia se interrumpió, y junto a su corazón, el príncipe perdió la gentileza que le caracterizaba e incluso los recuerdos de su heroica batalla. Y a lo largo y ancho de la ciudad, los fragmentos del corazón del príncipe buscan refugio en aquellos corazones que tengan un vacío para ellos. Entre aquellos que fueron poseídos por estos fragmentos, los hay cuyas historias se acabaron torciendo.
Drosselmeyer: No podéis olvidarlo, Ahiru, sigue siendo un pato.
Edel: A aquellos que se someten al destino les espera la felicidad. A los que luchan contra él les espera la gloria.
Ahiru: Si puedo convertirme en una chica, y estar junto a Mytho-senpai... Entonces, algún día... Algún día podría conseguir que recupere la sonrisa.
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, hubo un hombre cuya vida llegó a su fin. El hombre estaba escribiendo la historia de un apuesto príncipe y su lucha contra un malicioso cuervo. Tras su muerte, el cuervo y el príncipe huyeron del cuento. El príncipe usó un poder prohibido que sólo él tenía para sellar al cuervo, a costa de su propio corazón. El cuervo quedó encerrado sin poder escapar, y el corazón del príncipe quedó partido en mil pedazos, que se esparcieron a lo largo y ancho de la ciudad. En ese momento, en la ciudad los cuentos y la realidad se entremezclaron, y aquello que pertenecía al terreno de la fantasía dejó de hacerlo.
Ahiru: Ah, qué guapa es.
Lilie: Justo el polo opuesto a ti.
Pike: Vaya, la has hundido.
Lilie: Madre mía, ¿se ha deprimido? ¡Pero qué mona es!
Miki Makimura: ¿Por qué corro? No sé la razón. Corro porque me gusta. Aunque solo sea un poco. Solo un poco más lejos. Si sigo adelante, siento que algo podría cambiar. Es trivial. Aunque solo sea un poco. Aunque sea un poquito. Solo un poquitito.
Neko-sensei: Ya, ya, prestadme atención. Si alguna no guarda el debido silencio... Tendrá que casarse conmigo.
Miki Makimura: Cuando Akira llora, siempre es por otra persona. Nunca llora cuando el que está triste es él. Es fuerte. Tiene un corazón fuerte. Pero llora más que nadie por otras personas. Si hubiera más gente como Akira en este mundo... creo que todos seríamos felices.
Kaim: Silene. Incluso cuando estás cubierta de sangre... eres hermosa.
Ahiru: Uah, qué ojos más bonitos, es como si me absorbieran. Pero se ven tan tristes...
Silene: ¡Despierta, Amon! ¡Abrázame y ten sexo conmigo! ¡Con fuerza y pasión!
Boruto Uzumaki: No puedes saber si son sospechosos solo de un vistazo.
Devilman: ¡No soy un demonio! ¡Soy... Devilman!
Keiichi Akagi: Oración... Como una pequeña linterna en la proa de un pequeño barco navegando los oscuros mares, que proporciona un ligero resplandor para iluminar el camino a seguir.

Citas encontradas: 349