Frases etiquetadas con “mundo” (mejores)

Filtros
Ponosuke: Con lo bueno que es el amo, y no hay manera de que se eche novia. Algo va muy mal en este mundo.
Christopher Brandt: El mundo que te rodea no es lo que parece.
Yuya Kanzaki: Sé que existe un mundo donde podrás vivir. Estoy seguro de eso. Si no existe... lo construiré yo.
Ergo Proxy: No soy nadie y, aunque fuera alguien, no podrías comprenderme. Y aunque pudieras, no se lo podrías comunicar a los demás. No le pertenezco al mundo. Ese es el límite del mundo, la frontera entre el mundo y uno mismo.
Ai Magase: En el juego, me convierto en la heroína. La heroína lucha contra el mal que había dominado el mundo junto a un pequeño grupo de amigos, o a veces incluso sola, para salvar el mundo y hacer feliz a la gente. Pero ninguna de las personas sometidas por el mal se rebelan contra él, a pesar de que la heroína arriesga su vida para salvar el mundo. La heroína intenta salvarlo de todos modos. Aunque nadie la ayude. Aunque nadie la entienda. Solo para hacer feliz a la gente. Señor Seizaki, yo quiero convertirme en alguien así.
Takt Asahina: La música salvará el mundo.
ADA: El mundo está en peligro. Por favor, inicie sesión de inmediato.
Ergo Proxy: Recuerda. Siente en tu pecho cómo se te acelera el ritmo. No le pertenece a nadie más. Son nuestros latidos, tuyos y míos. Esto es lo que nos lleva a la verdad. Es lo que demuestra que pertenecemos a este mundo. Somos de este mundo. Confía en tus instintos. Ahí es donde encontrarás tus respuestas.
Yuta Iridatsu: Salvar el mundo no tiene sentido si te pierdo.
Ergo Proxy: Ante los ojos de otros, soy parte del mundo. Pero cuando observo el mundo desde mi perspectiva, no estoy en él. Observar es crear perspectiva. Desde mi perspectiva, nunca dejo de ser el punto de origen. Observo todo lo que no soy yo.
Makoto: Es una espiral. Las espirales están presentes en galaxias, tifones y hasta biomoléculas. Es un patrón de la naturaleza.
Makoto: Destrucción y restauración, una y otra vez. Desde el Big Bang, hace 13 800 millones de años, los átomos que nos componen se han fusionado, se han vuelto estrellas, se han quemado, se han comprimido y se han dispersado. Vuelven a formar espirales, se combinan y luego se separan. Algún día, cuando la vida se acabe y la Tierra deje de existir, volveremos a ser parte de una gran espiral.
Rahab: Bienvenido, Elias, a este vertiginoso, desagradable y hermoso mundo.

Citas encontradas: 13