Frases etiquetadas con “princess” (más popular)

Filtros
Princess Kraehe: Un príncipe no necesita dos princesas.
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, una princesa fue hecha prisionera. Encerrada en el castillo del señor de los demonios, no tuvo otra elección más que danzar como un títere... de acuerdo a sus caprichos. Un día, un héroe deseoso de salvar a la princesa retó al señor de los demonios. Pero no había forma de que aquel héroe saliese victorioso. Porque aunque él no lo sabía, era un títere creado por el mismo señor de los demonios.
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, hubo un hombre cuya vida llegó a su fin. El príncipe y el maligno cuervo de su historia escaparon de ella y continuaron su lucha. Al final, el príncipe se arrancó el corazón y selló al cuervo usando un poder prohibido. En cierto pueblo, el príncipe sin corazón conoció a un pato. El amor que sentía por el príncipe convirtió al pato en una princesa, y comenzó a reunir los fragmentos de su corazón. El príncipe fue recuperando sus emociones, hasta que fue capaz de amar de nuevo. Y fueron felices y comieron perdices. Pero ¿fue realmente así? No en vano, si la princesa le revelase sus sentimientos al príncipe, su destino sería desaparecer en medio de un resplandor.
Rue: Fue bendecida con belleza, sabiduría y fortaleza, pero estaba destinada a no estar nunca con su príncipe. En el momento en que confiesa sus sentimientos, desaparece en medio de un resplandor.
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, hubo un joven... que quiso liberar a una princesa de un maleficio de sueño eterno lanzado por una bruja. Entonces, un susurro llegó a sus oídos. “¿Quieres despertar a la princesa de su sueño? Cuán egoísta eres. ¿Qué te hace pensar que desea ser despertada con un beso en lugar de soñar por toda la eternidad?”
Drosselmeyer: Si eres el caballero, debes derrotar al villano sin mostrar temor alguno. Si eres el villano, debes acabar con la princesa sin compasión. Si eres la princesa, debes salvar al príncipe con el poder del amor. Si eres el príncipe, debes usar tu sabiduría y valor... Es verdad, si no puedes.
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, vivió una doncella. La llamaban Cenicienta debido a sus harapientos ropajes. Por arte de magia, se convirtió en una hermosa princesa y pudo ir al baile del príncipe. Entonces, a medianoche, la doncella volvió a ser Cenicienta, dejando tras de sí un zapato de cristal. El príncipe removió cielo y tierra para buscarla y hacerla su esposa, pero... ¿amaba realmente a aquella doncella?
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, vivió una princesa muy amada por sus padres. Un día, consiguió esquivar a los guardias del castillo y salió al exterior por primera vez en su vida. Sin embargo, no importaba cuánto caminase, fuera del castillo sólo había un bosque interminable y oscuro como la noche. Cuando quiso darse cuenta, ya no era capaz ni de salir del bosque ni de volver al castillo. En aquel reino, lo único que existía era el interior del castillo.
Narradora: Hace mucho, mucho tiempo, vivió un apuesto esclavo. Las cadenas que lo ataban no estaban hechas de acero, sino de amor. Cada día y cada noche, su princesa le susurraba palabras de amor, a las que el esclavo respondía con gentileza. Su cuerpo estaba atado, así como sus emociones. Pero, ¿cuál era realmente prisionero? ¿El esclavo o la princesa?

Citas encontradas: 9